Lun. May 20th, 2024

Oportunidades y amenzas de la economía boliviana

Desde la perspectiva de la fundación Milenio, sobre la oportunidad de hacer de Bolivia una potencia en alimentos, la crisis sanitaria y socioeconómica podría transformarse en una oportunidad probablemente única para que el país, en respuesta a la demanda alimentaria creciente, pueda desplegar su potencial agropecuario y conquistar un lugar de relieve en el comercio exterior de alimentos.

La recuperación y el potenciamiento del sector agropecuario es la mejor opción que tiene Bolivia en el corto y mediano plazo para contrarrestar la debacle de las exportaciones de gas y el estancamiento de la minería. La economía del país está impelida a mirar hacia sectores, que, como la agropecuaria y la agroindustria, contienen ese potencial, dice la fundación en su análisis.

Y al contrario, si nuestro país no aprovecha esta oportunidad, las amenazas y riesgos para su economía son considerables y eventualmente catastróficos. Desde ya, la producción de alimentos tropieza con una serie de dificultades emergentes de la lucha contra el coronavirus y con un ritmo a la baja, muy por debajo de su capacidad instalada. De no remediarse oportuna y eficazmente estos obstáculos, el agro boliviano puede estar fatalmente amenazado.

Elevar los rendimientos agrícolas

¿Cómo puede Bolivia sortear esa amenaza para su sector más fuerte y promisorio –el agro- y, a la vez, sacar partido de esta crisis para posicionarse como una potencia en producción y exportación de alimentos? Sin duda, hacen falta varias cosas, pero ante todo una fundamental: elevar los rendimientos de los cultivos agrícolas, añade la fundación.

Este es hoy en día el principal cuello de botella, explicable por el atraso tecnológico en que se desenvuelve la agricultura nacional. Basta comparar los datos de productividad en la región.

Rendimiento de soya

Los rendimientos de trigo, algodón y caña de azúcar siguen el mismo patrón de rezago de la producción boliviana (última en trigo, penúltima en algodón) con relación a la productividad de los otros países Lo propio ocurre con los rendimientos de quinua, papa, café, hortalizas, frutos y otros, no obstante las condiciones climáticas y geográficas favorables. Tal asimetría de rendimientos tiene mucho que ver con la escasa aplicación de semillas transgénicas en la agricultura nacional.

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram did not return a 200.