mié. Nov 13th, 2019

Los japoneses y el secreto de la longevidad

Los habitantes de Okinawa en Japón, son conocidos por vivir más de 100 años. Aquí hay tres veces más que en el resto del mundo. Conocemos con ellos los secretos de su longevidad, basada en la comida, en un cítrico mágico y en una vida fuera de lo común. Okinawa es un archipiélago compuesto por […]

Los habitantes de Okinawa en Japón, son conocidos por vivir más de 100 años. Aquí hay tres veces más que en el resto del mundo. Conocemos con ellos los secretos de su longevidad, basada en la comida, en un cítrico mágico y en una vida fuera de lo común.
Okinawa es un archipiélago compuesto por 160 islas bañadas por el Océano Pacífico y arropadas por un clima subtropical. El archipiélago tiene el mayor número de personas centenarias del mundo, tres veces más que en cualquier otro lugar, con una media de 76 por 100.000 habitantes. Para conocer los secretos de esta longevidad, nos dirigimos al restaurante de Emiko, que antes de ser chef fue dietista.

Emiko nos espera en Ogimi, un pueblo de 3000 habitantes conocido por ostentar el récord de número de personas con más de 100 años. Esta chef es conocida por su “menú de la longevidad”, una apuesta gastronómica inspirada en las recetas de los más mayores, en las que abundan sobre todo las verduras de temporada.

«Cocinamos lo que acabamos de recoger del jardín, y lo servimos enseguida a los consumidores. Tenemos un estilo de vida en el que el huerto y la cocina están muy unidos y a mí como nutricionista me gusta que la comida es muy fresca», cuenta Emiko Kinjo.

La media de edad en Ogimi es de 91 años. Tres buenos ejemplos son Kikue, Chiyo y Yukiko, de 90 y 92 años. A pesar de su avanzada edad, sus ganas de vivir son envidiables y aún siguen trabajando como bailarina, productora de tofu y presidenta de una asociación, respectivamente.

“No intento vivir tanto tiempo, pero es algo que ocurre de forma natural. La clave está en reunirnos, reír y llorar juntas. Eso es lo que importa. Encontrarnos, cantar y bailar”. A lo que una de sus amigas añade: «Creo que el secreto de la longevidad es no preocuparse mucho y seguir hacia delante».

El shikuwasa, fuente de la eterna «juventud»

Otro de los secretos para vivir durante mucho tiempo consiste en consumir un pequeño limón del que el pueblo de Ogimi es el mayor productor. A los habitantes de Okinawa les encanta el zumo amargo del Shikuwasa, de grandes propiedades anti inflamatorias. A sus 103 años, Tamaki Shinpuku aún cuida del cultivo de shikuwasa que compró cuando se jubiló. Para él, esta plantación es el verdadero fruto de su vida.

“Ya haga bueno o malo, siempre comemos shikuwansa. Tanto yo como mis amigos comemos muchas mandarinas. La verdad es que ése es nuestro pequeño placer”.

¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?

Otro factor en esta receta de la longevidad es el trabajo: nuestra guía nos acompaña hasta su plantación donde cultiva fibra de la banana que se emplea para el bashofu, artesanía japonesa de fabricación de telas. La señora Taira, que el próximo invierno cumplirá 100 años, ha sido nombrada como “un tesoro vivo nacional” debido a su contribución a la cultura japonesa, porque sin ella, el arte del Basho Fu, que data del siglo 7, producido solo en Ogimi, habría desaparecido tras la Segunda Guerra Mundial. Trabaja en este taller 6 días a la semana, 9 horas cada día.

«Ya no puedo hacer tareas que requieran mucho esfuerzo. Pero incluso si no soy tan buena como solía serlo, porque ahora soy mayor, cuando trabajo me olvido de mi edad. Creo que si no tuviera esto, no podría vivir», explica la artesana Toshiko Taira. De media, se tarda un año fabricar un kimono, un objeto precioso que se venderá al precio de 18.000 euros.
Comer sakuna para vivir más

Los okinawenses están dispuestos a compartir sus secretos de la longevidad en Irabu, una pequeña isla en el sur de Japón. Una asociación de mujeres ofrece a los turistas la oportunidad de descubrir plantas salvajes comestibles. Su gran tesoro es la sakuna, considerada como la hierba de la vida eterna. «Dicen que cada vez que comes una hoja, tu esperanza de vida se alarga un año más”, cuentala granjera Miwako Wi.

Cocinar con un local en su casa, es una experiencia que no es fácil vivir en otro lugar de Japón, ya que los japoneses preservan mucho su vida personal. Por suerte, hoy nos enseñan a cocinar la flor de hibisco en tempura.

Una dieta sana, una vida activa tras la jubilación y una alegría de vivir única. Tres de las claves del verdadero secreto para vivir durante mucho tiempo.

Con información de Euronews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *